Lex Hermae

Ego, Prisca, me ordinem sodalesque fideliter adiuvare me vivo hac re iuro.

dijous, 19 de juny de 2014

Ira - (Paz, Silencio y Amor)

Todos tenemos días malos. Y días peores, así que hay que darle la vuelta a la tortilla e intentar canalizar esas emociones negativas en algo constructivo. Por ejemplo, escribiendo un relato corto. O dos, como en este caso.

De todas maneras, aunque no sea agradable tener días de furia, hay que reconocer que son la mar de inspiradores...


Ira

- ¿Pero por qué? ¡A ellos les has dado otra oportunidad!

- ¡Nosotros no somos!

- ¡Ya paramos, ya paramos!

- ¡Pero si son ellos!

La paciencia... bien finito que se me agotó a media tarde, cuando las chirriantes voces, risas y quejas adolescentes habían llegado a su cénit.

No entendieron a las buenas que debían respetar la concentración de los demás usuarios que estudiaban para los exámenes finales, no entendieron a las malas que debían estar callados en una biblioteca, no entendieron mi grito ahogado y furioso mentando a Dios y a su puta madre para que se largaran a casa de una vez por todas. Ellos se lo buscaron.

Fue sencillo; tan sencillo como aprovechar el rato de la merienda y acercarme a la armería, una tienducha que estaba a punto de cerrar porque era un comercio inútil en ese barrio obrero. Compré una escopeta con la excusa de un regalo para mi padre y le puse mi mejor cara al tendero, que la envolvió contento en un bonito papel dorado. Antes, eso sí, me aseguré de que me explicara su funcionamiento entre risitas tontas e inocentes.

Mi rostro hierático ignoró a los chavales, que me buscaban entre miradas provocadoras, y mi compañero se afanó en retornarme el relevo. Nunca lo acepté con tanto gusto.

Entré en el cuartito donde dejaba el bolso y la chaqueta y desempaqueté mi nueva arma. Qué más me daba el futuro... sólo quería acallar aquellas voces insurrectas y malintencionadas de la sala de estudio.

Y comenzó un bellísimo baile de gritos y carreras al ritmo de dos cañonazos. Ahora sí que tenían motivos para insultarme.



2a versión del cuento, el que en realidad tendría que haber sido: (Paz, Silencio y Amor)


- ¿Pero por qué? ¡A ellos les has dado otra oportunidad!

- ¡Nosotros no somos!

- ¡Ya paramos, ya paramos!

- ¡Pero si son ellos!

La paciencia... bien infinito que jamás me fallaba, incluso en momentos como ése, cuando las chirriantes voces, risas y quejas adolescentes habían llegado a su cénit.

En calma, con todos mis sentidos puestos en la resolución de tal algarabía -aquellos chavales no necesitaban ningún sermón que al fin y al cabo no atenderían-, me senté encima de una de las mesas y busqué la solución al son de un mantra meditativo. Tantas clases de yoga y tai-chí habían dado sus frutos.

La respuesta no se hizo esperar. Las voces fueron acallándose hasta convertirse en apenas susurros de sorpresa cuando una potente luz mariana se enredó entre mi cabello repeinado. Era una nueva Iluminada circunstancial, aunque a mí aquel foco de luz me hizo sentirme más como Beyoncé, pero sin ventilador que removiera mi pelo electrificado.

- Paz, silencio y amor, chavalines - mi voz tranquila sonó armoniosa y suave.

Salí de la sala. Era la hora de mi merienda y necesitaba un buen café que me espabilara. Todos me siguieron embobados, como los niños de Hamelín, hasta la cafetería del centro, aunque yo lo único en lo que pensaba era cómo narices iba a quitarme esa electricidad estática del pelo.

Mi gozo en un pozo. Observando mi reflejo en la mesa de aluminio, dejé de ser Beyoncé. En realidad, me parecía más a un Espinete Divino.

¿Cuánto duraría la Iluminación Trascendental en irse? Tanto yoga y tai-chí tenían sus efectos secundarios...

dissabte, 14 de juny de 2014

Obsesión 12



El disfraz perfecto para no llamar la atención de Chili es vestir aborreciblemente normal.

Me he quitado el maquillaje, me parece increíble ver mi verdadera tonalidad de piel a la luz solar, casi no recuerdo cuándo fue la última vez que vestí con alguna prenda que no fuese negra. Y la verdad es que el verde pistacho del jersey me está abrasando los ojos. Eso sí, cuando Angelblood se ha cruzado conmigo en el rellano ha tardado unos segundos en reconocerme, muestra inequívoca de que funciona.

He ido a la librería donde hace tres noches entró Chili con el segurata y la otra camarera. Es una librería de libros extraños, filosóficos y de segunda mano, y debo reconocer que tiene su encanto. Me ha atendido un chico muy raro, llevaba gafas sin cristales y no parecía que se enterase mucho de la organización de la tienda, susurrando palabras sueltas a las que no he podido dar ningún sentido. Entonces ha salido el jefe, un chino de esos que irradian paz y ancestralidad, y le ha comentado algo al chico, discretamente. He visto un panfleto donde anuncia clases de artes marciales y unos coloquios sobre filosofía. Quizá Chili venga a dar clases de kung fu aquí…

He mirado algunos libros, haciendo tiempo, y justo entonces ha entrado ella… ¿casualidad, causalidad? Los conoce, seguro, la familiaridad con la que se tratan sólo puede venir de la confianza más arraigada. Por suerte ella ni se ha fijado en mí, aunque seguramente tampoco me hubiese reconocido.

El chico raro ha hecho un comentario jocoso sobre darle una información a cambio de una cita, a lo que ella se ha negado malhumorada. Él ha insistido en que debe pasar las noches muy sola desde que no tiene novio y Chili todavía se ha enfadado más con él, “¡y a ti que te importa, céntrate en buscar respuestas coherentes!”. ¿Respuestas coherentes a qué?

Cambiando de actitud, ha comentado, muy bajito, que “Sebastián sigue interesado en nuestros asuntos, lo he visto merodear por el barrio, y el otro día me lo encontré en casa”, a lo que el chico contestó “bueno, tampoco nos hace nada malo, a mí nunca me ha tratado mal”, y esa respuesta todavía provocó más ira en Chili.

Nunca me imaginé que ella pudiese ser tan interesante… su faceta musical ha acabado, pero su vida personal cada vez me produce más morbo. Ella, tan gótica, codeándose con personajes tan diferentes. Me he apuntado a las clases de filosofía, a ver si puedo sacar algo más; necesito saber más, quizá ese tal Sebastián pueda ayudarme.

divendres, 13 de juny de 2014

Obsesión 11



Me niego a creer que todo lo que está sucediendo sea fruto de la casualidad. Imposible. Antes creería que una entidad sobrenatural se ha fijado en mi triste vida y está jugando conmigo para darme todo lo que anhelo para arrebatármelo después. Y así reírse de mi destino durante toda su eternidad.

Pero no me quejo. Voy a disfrutar hasta el último minuto de esta suerte fortuita, pues en cualquier momento puede acabar. Sí, todo es un plan del destino.

Esta mañana Chili ha entrado en la tienda a mirar ropa. Cuando me ha mirado, he vislumbrado que intentaba rebuscar en su mente la imagen de mi cara, me ha reconocido aunque seguramente no acertaba a ubicarme. Martina, mi jefa, ha salido velozmente a saludarla, haciendo muecas y muestras de falsa alegría, parece ser que Chili es clienta preferente de su tienda. Se la ha llevado como si fuese una guía turística enseñando las maravillas de una ciudad, mientras no paraba de hablar y de sacar ropa de todos los percheros. Yo, en silencio, iba contemplando la escena con rabia y estupor, sin que se me hubiese dado la oportunidad de entablar una simple conversación laboral con mi adorada Chili.

Sonó el teléfono, y qué suerte tuve que era una de las costureras de ropa, que llamaba a Martina para un asunto urgente sobre unas telas que no llegaban.

Chili se encontraba en el vestuario y yo me acerqué hasta allí para atenderla. Por fin abrió la cortina… espectacular con un corsé de raso violeta. Me pidió ayuda para atarlo y comencé a pasar la tira de la espalda hasta arriba, dando una fuerte lazada. Por un momento sentí la fuerza superior del dominio. Un sonoro suspiro se escapó de sus labios, y noté que le costaba respirar. Sus pechos habían quedado tan aplastados, que inconscientemente pasé mis manos por su cintura, desde la espalda, y ajusté el escote para que el pecho quedara en su sitio. Dos montañitas blancas surgieron de ese escote, suaves y cálidas, y me perdí en esa imagen. Duró poco, eso sí, porque Chili se giró violentamente, apartándome las manos y adoptando una postura defensiva que me recordó a las películas de de Bruce Lee, mientras me decía “mis tetas me las coloco yo, ¿entendido?” Asentí, pidiendo perdón, mientras ella volvía a una posición relajada, mirándose al espejo, examinando detenidamente su cuerpo encorsetado.

Aproveché para traerle la última adquisición en ropa interior: un culotte trabajadísimo de fino hilo negro de ganchillo con unos cristales facetados de Swaroski en la parte de la cadera, hecho a mano por ancianas polacas. Los ojos de Chili brillaron y aceptó probárselo con una sonrisa en los labios. Oh, dichosos mis ojos, que pudieron ver cómo la costura se perdía por entre sus nalgas, y cómo su delicada piel brillaba por debajo de tan intrincadas filigranas de hilo. Sólo lo afeaba el horrible plástico higiénico que llevaba pegado por dentro, así que en mi osadía le propuse que lo quitara, que una clienta como ella tenía derecho a ver esa pequeña obra de arte bien puesta en su cuerpo. Chili sonrió, se metió en el vestuario y salió en pocos segundos… sólo la estridente voz de Martina me mantuvo en la realidad.

Finalmente se llevó el corsé, pues el culotte no se lo podía permitir (60 euros, y sin sujetador), así que lo dejó en el mostrador con la tristeza empañando sus ojos azul vidrioso. La vi salir por la puerta, creyendo que volvería a entrar para llevárselo, pero no fue así. Se alejó, sin más.

Ni me lo pensé, automáticamente pagué el culotte y me lo guardé como si fuese un tesoro arcano.

Y desde que he llegado a casa, no puedo dejar de acariciarlo. acariciar con él mi rostro, hundiendo mi nariz en sus frágiles puntadas.

dijous, 12 de juny de 2014

Obsesión 10



Al menos dos veces por semana vamos a tomar algo al Noctàmbul, me han aceptado en el grupo de Angelblood y, aunque parezca mentira, me siento a gusto. Por fin me aceptan tal y como soy, porque he encontrado a gente que es como yo.

Nano y Aina son los más abiertos, normalmente al trabajo van muy discretos y sólo se visten a su antojo los días libres. Lo entiendo, al fin y al cabo Aina es dependienta del Fnac y debe ir con ese horrible chaleco verde y amarillo mostaza que queda mal vayas como vayas, ni gótico ni pijo ni con chándal, es sencillamente un uniforme horroroso.

Nano tiene más libertad, pero al trabajo va más cómodo con un simple tejano negro y una sudadera de algún grupo metal; la gabardina y los trajes de sepulturero se los deja para vestir. Ellos siempre tienen anécdotas que contar, son los que hablan del mundo real, de los problemas sociales, de las movidas sindicales y esas cosas tan terrenales y lejanas a mí.

Angelblood prefiere hablar de música, de riffs de guitarra, de programas informáticos y pirateos varios, de juegos en línea y de nuevos aparatos electrónicos impensables hace cinco meses. Por eso se lleva tan bien con Edgar, con el que juega en línea a un simple y absurdo tetris, e inventan entre los dos los juegos de Sang i Fetge. Han creado esta saga, macabra y exquisita, y tengo entendido que están montando ya Sang i Fetge 3. Cuelgan en un host privado el juego y se ganan un dinerillo con ese juego en línea que la gente se descarga… no sé cómo va exactamente, aunque me lo expliquen mil veces, no entiendo qué es un host, un servidor, o por qué la gente paga para jugar a esos juegos, por muy divertidos y morbosos que sean.

Y por último, Viñeta, una goth Lolita adorable, llena de plumas negras, de tules y gasas, vestida como una muñeca de porcelana de tirabuzones azabache, con su sombrerito, sus merceditas negras y sus guantes con mil lazos de raso rojo, acompañada siempre de su osita de peluche negro Luci, sí, Luci de Lucifer. Es dibujante de lo que sea, normalmente la contratan para dibujar en cuentos infantiles, aunque ahora está, por fin, dibujando su primer cómic. Loca de contenta debe estar, teniendo en cuenta que hasta ahora sólo colaboraba como coloreadora del cómic de algún compañero. Creía que la llamaban Viñeta por ser dibujante, pero hoy me ha explicado, mientras tomábamos un cóctel bastante bueno llamado Sangre de Tarántula, que en realidad se llama Vinyet, un nombre tan real como que es la patrona de Sitges. Y de su nombre real, el cachondeo de llamarla Viñeta entre los amigos. Ironías de la vida.

dimecres, 11 de juny de 2014

Obsesión 9




Poco a poco el enfado de Angelblood ha ido menguando porque tanto él como yo no hemos parado en casa. Él trabaja de informático en una pequeña empresa de transportes, solucionando los problemillas que las estúpidas teleoperadoras no aciertan a ver en sus ordenadores. Y yo he estado buscando trabajo, todo el día entregando currículums aquí y allá, pero la suerte me sonríe (raro, la suerte no suele sonreír a gente como yo) y he encontrado un estupendísimo trabajo en una tienda gótica de ropa y complementos, les ha encantado mi aspecto para ese negocio y mi nivel de inglés, adquirido gracias a que lo estudié para poder entender las letras de las canciones.

Estamos de racha. Hemos vuelto a ir a un concierto de Nit Obscura, que actuaban junto a Niobeth; no estuvo nada mal. Nada mal, si tenemos en cuenta que Angelblood y yo limamos asperezas, pues aunque yo temía que él sacara el tema del anónimo, fue al contrario: comenzamos un juego de seducción, y entre la cerveza de barril, la adrenalina del concierto y el continuo roce por el apelotonamiento del local, acabamos liándonos mientras sonaba la balada Despidiéndome de mi amor corrupto, última canción que compuso Chili con Fosco y que ella nunca llegó a cantar en directo. Por supuesto, después del concierto, y a pesar de la reticencia de Angelblood, fuimos de nuevo a esperarlos, de alguna manera quería darle a entender que se me había pasado la pájara con Nuke, aunque fuese mentira. Estuvimos charlando un rato y finalmente conseguí quedar con Fosco para acudir a uno de los ensayos del grupo. La verdad es que aún me sorprendo de lo bien que me está yendo todo… quizá los demonios se han confabulado, dándome todo lo que anhelo para después arrebatármelo de cuajo y llevarse de una sentada mi alma atormentada.

Pero en esos momentos estaba en éxtasis y la euforia continuó en el coche, donde nos seguimos enrollando… y finalmente, en casa, hicimos la guerra. Sí, la guerra, porque lo que hicimos no se puede llamar hacer el amor; los besos y abrazos pasaron a lametones y pellizcos, y de ahí a mordiscos y arañazos. Cuanto más dolor, más placer, el fornido cuerpo de Angelblood laceraba mi suave y blanca piel con sus piercings repartidos por todas partes, cada embestida era un nuevo conjunto de arañazos que me hacía gritar de puro morbo, hasta que, en un momento de agónico sexo, le supliqué que me ahogara. “¡Ahógame, estrangúlame!”… las fuertes manos de Angelblood rodearon mi cuello, riendo emocionado y con morbo, embistiendo todavía con más fuerza, como si se enfundara en mí. Con toda seguridad puedo decir que morí durante unos instantes para renacer en los estertores de un espléndido orgasmo letal.

De puro cansancio nos dormimos allí, tal cual nos quedamos, él dentro de mí y yo rebosante de él. Despertamos al día siguiente con una renacida amistad sellada en rojo y morado; él, lleno de mordiscos y chupetones; yo, con vetas sanguinolentas que recorrían enteramente mi cuerpo y las huellas oscuras de sus manos en mi cuello. Impresionante.

dimarts, 10 de juny de 2014

Obsesión 8


Primera bronca con Angelblood.

En algún momento tenía que suceder, al fin y al cabo somos dos personas muy diferentes, y en este caso concreto él es superior a mí por el hecho de que me está manteniendo en su casa. Me ha dicho que estoy como una puta regadera, que cómo se me ocurre mandar un anónimo a Nuke amenazándolo si no deja en paz a Chili… tampoco hay que ponerse así, al fin y al cabo Angelblood ya sabía que vengo expresamente a conocer a Chili, a Nit Obscura también, pero es que lo que siento por ella es especial; después de regalarme a mi alma atormentada el concierto de Nit Obscura, debo reconocer que el directo que tienen sigue siendo muy bueno, pero claro, Laura no le llega ni a la suela del tacón de Chili. No tiene esa cadencia, ese leve temblor de voz que te hace vibrar las vísceras, Laura simplemente canta como una muerta.

Por suerte, Angelblood me guió por el backstage, ya que Nano, un amigo suyo que conocí el otro día en el Noctàmbul, trabaja allí de técnico de sonido y nos coló. Me llevé una muy desagradable sorpresa… con la luz apropiada aprecié que Nuke es un tío fuerte, de buena planta, rostro bien parecido y un hermoso, largo y brillante pelo negro, en armonía con una perilla bien cuidada. Por un momento los celos me punzaron el corazón, pero también comprobé que es un chico taciturno y pasota, sin luz en los ojos, un ser perdido y algo triste. De todas maneras, como imaginaba que esa noche conocería al grupo, ya había preparado la carta para dejarla discretamente en algún lugar donde la pudiese recoger Nuke, y el cuartucho que les hacía de camerino me ha ido de perlas, pues se la he dejado dentro de la funda de la guitarra. ¡A ver si así deja en paz a Chili! Si Nuke deja de ir al Noctàmbul, ella ya tendrá ojos para verme a mí.

Pero debo reconocerme, aunque sólo sea una confesión interna que jamás saldrá de mi boca, que conocer al grupo me ha emocionado. Fosco es un gran compositor y por fin le he visto la cara a Mistery Man; ni que decir tiene que la pareja Jo Black-Laura es especial, porque se complementan a la perfección a la hora de tocar. Nuke… en realidad lo envidio y lo admiro, sus solos siempre me han transmitido mucha fuerza (menos ahora, que veo que está algo flojo), y aunque Angelblood no lo entienda, sí que se puede admirar a una persona por su música y odiarlo por su historia personal, son cosas totalmente distintas.

Angelblood me ha dejado de hablar, aunque pronto claudicará; se le nota que está colado por mí. Aún así, no quiero ser una carga, así que mañana mismo me busco un trabajo para poder pagarle el alquiler sin tirar de mis ahorros.

dilluns, 9 de juny de 2014

Obsesión 7



Debo pensar…

Debo concentrarme y verlo desde puntos de vista diferentes porque no sé… no sé qué es lo que Chili espera de mí… ¿desea que acabe con ella, que la estrangule mientras su sangre brota a borbotones de su yugular seccionada por mis dientes? ¿o acaso necesita ser mi ama, maltratarme y humillarme mientras yo obedezco fielmente sus más oscuros deseos? Angelblood ya me dijo que Chili, como camarera, es conocida por su mal humor y sus palabras hirientes, incluso Raven, el jefe del Noctàmbul (el cual se pasea por su local y charla con la clientela siniestramente amigable) me comentó que la ira de Chili es el encanto del Noctàmbul, que ella es lo que en realidad buscan la mayoría de sus clientes masculinos: un icono de princesa muerta e inalcanzable que los rechace con vehemencia mientras los mira coquetamente para ganarse una propina. Pero ella no debería vender sus sonrisas a los demás, porque sólo debería sonreír conmigo.

He seguido con la mirada los movimientos de Chili durante toda la noche. Angelblood me ha preguntado si quería que me la presentara, pero yo quiero que ella me reconozca sin que haya intermediario alguno. Cuando se ha acercado para tomarnos nota, ni siquiera me ha mirado; ha hablado distendidamente con Angelblood y algunos de sus amigos y se ha marchado con la nota de los pedidos. También he visto que se acercaba a un chico de apariencia heavy que parecía triste… Angelblood me ha confirmado que era Nuke, el gran guitarrista del grupo, que por lo visto eran pareja pero que hacía tiempo que lo habían dejado… creo que Chili aún siente algo por él, y mi fuero interno se muere de celos, aunque también me hace reír, porque un tío tan mediocre y demacrado no puede ser obstáculo para mí.

Pero ella… ¡oh, ella estaba divina! un corsé bien apretado de terciopelo negro, con unos cristalitos en el escote… la falda, amplio tul cayendo por sus caderas, tapaban levemente sus botas de alto tacón de aguja. He tenido tentación de rozar la piel de su brazo, pero me he contenido y me he conformado con vislumbrar que el sofocante calor del local ha hecho resbalar una brillante gotita de sudor por su cuello, deslizándose hacia el pecho, perdiéndose en su escote. Oh, esa imagen debería haber durado siglos…

diumenge, 8 de juny de 2014

Obsesión 6



Ciudad condal… por fin estoy en tus entrañas.

Apenas llevo un par de días aquí y ya me ha cautivado esta ciudad. Angelblood me ha enseñado los primeros rincones oscuros, los recovecos silenciosos y los parajes inusuales. Hay mucho por ver, pero no tengo prisa. Quiero empaparme de esta ciudad, saborear sus noches depravadas y sus días de incertidumbre, aunque hay algo que me urge más: Ir al Noctàmbul y conocer a Nit Obscura. Pero Angelblood ya me ha dicho que sólo actúan algunos sábados, y desde que Chili se fue están recorriendo otros locales, pero hemos tenido suerte y este domingo los podré ver en directo en la SalaMandra, sólo hay que esperar a que pase la semana... las horas gotearán silenciosas cual sangre derramada por un corazón ya inerte, demasiado despacio, demasiado tiempo…

Pero tengo que contener mi emoción: esta noche abre el Noctàmbul, iremos a tomar algo allí y con suerte nos atenderá Chili. Angelblood me presentará a su grupo de amigos, pues suelen quedar después de trabajar para tomar unas copas. Me cae bien Angelblood, es un tío friki de la informática y la música Industrial. No le pueden caber más piercings en el cuerpo, es… excitante. Me ha gustado su colección de lentillas chungas, como las llama él, y la verdad es que tiene razón, le dan un aspecto loco y retorcido; es genial cuando caminamos junto a un grupo de ancianos y todos se nos quedan mirando, murmurando una vez hemos pasado. Muchos niños se esconden detrás de sus padres, aterrados ante la gigantesca imagen de Angelblood, con sus cadenas colgando de todos los bolsillos, repiqueteando como campanas de muerto.

Pero esta noche… esta noche la conoceré, mejor dicho, me reconocerá, porque seguro que ya nos hemos visto antes, en otras vidas, en otros mundos… y volveremos a ser ella y yo, otra vez. Chili, te adoro.

dissabte, 7 de juny de 2014

Obsesión 5


Hoy he tomado la decisión más importante de mi vida: me voy a Barcelona.

Ya se lo he dicho a todos, mis padres no entienden por qué me voy si allí no tengo trabajo, si no conozco a nadie, pero no puedo quitarme de la cabeza a Nit Obscura. Los voy a ir a buscar, necesito conocerlos.

Tanto Jabicho como Lulú lo han entendido perfectamente, de hecho están deseando que me instale por allí para venir a verme y experimentar la movida gótica barcelonesa. Pero como son unos cobardes no se quieren venir conmigo. Ni que fuéramos a un viaje sin retorno… ni siquiera la muerte es un viaje sin retorno, como demostramos cuando nos comunicamos con el espíritu de aquella mujer con la oui-ja.

Ya tengo el billete de tren y he hecho las maletas. Mañana mismo voy a ser una persona nueva en un lugar nuevo. Me vendrá a buscar a la estación Angelblood del Metaldeath, que suele frecuentar el Noctàmbul, el local donde actúan Nit Obscura.

Mi maltrecha alma tiembla de emoción, es una sensación que no suelo experimentar. Se me levanta la comisura de los labios y me sorprendo con una sonrisa tonta que odio cuando la suelo ver en los rostros de la gente. La respiración se me acelera y tengo ganas de soltar una carcajada que debo contener hasta que me arde la garganta. Siento la vida, la esperanza, es una perspectiva diferente que nunca creí que sentiría.

Oh, estoy tan cerca de ver a mi amor, a mi musa, que mi pobre y desgarrado corazón apenas tiene fuerzas para mantenerse de una pieza. Le he dedicado mi último poema, y se lo recitaré para que sepa lo que siento por ella. Tengo tantas ganas de sentir sus labios que temo arrancárselos de un mordisco, aunque sé que gustosamente me los comería si eso no le afeara el rostro.

Pero… siempre hay un pero, ¿y si Chili no me aceptara? No, imposible, me visita en sueños, ella siente lo mismo, somos dos almas perdidas que cuando nos encontremos sabremos que el sentido natural de nuestra existencia es vivirla sin volvernos a separar jamás.

Mi adorada y mortífera Chili, qué poco queda para que seamos felices de verdad…

divendres, 6 de juny de 2014

Obsesión 4



Esta noticia es peor que la muerte, el suicidio al menos lo eliges, pero esto te mata en vida.

Hoy Fosco ha anunciado que Chili se ha retirado voluntariamente del grupo, pero que el grupo sigue y que continuarán con la misma fuerza que hasta ahora. Que ya tienen candidatas para sustituir a Chili…

Por todos los demonios del infierno, Fosco, ¡lo que dices son sandeces! ¡Sustituir a Chili es IMPOSIBLE, ella es única, nadie le llegará jamás a la mierda que sus zapatos de aguja puedan pisar! Así se lo he hecho saber, le he enviado este mensaje al myspace para que lo sepa. Seguro que hay más gente que opina como yo, van a enterarse bien de lo que los fans opinamos.

Por el demonio infernal, no, Chili, no le hagas eso a mi pobre y desgarrado corazón, no me dejes, cántame, sigue cantando para mí, no he podido dejar de llorar en todo el día, qué haré yo sin ti, sin tener un poquito de tu aliento....

dijous, 5 de juny de 2014

Obsesión 3



Hoy he soñado con ella. 

Aunque en realidad ella ha venido a mí. La amo. Amo su mirada de desafiante locura y sus sangrientos labios, como si acabara de morder el fruto prohibido con ahínco y adivinase de refilón el castigo eterno que le espera.

Chili… yo la mordería a ella, me la comería a pedacitos, o mejor aún, que me comiera ella a mí, y yo así formar parte de ella, de su espíritu, de salir por su garganta como un espíritu soñador y ser su canción más hermosa. Sé que ella me ama, pero aún no lo sabe, y me busca entre las sombras de los conciertos al son de La belleza enganchada en la pared

dimecres, 4 de juny de 2014

Obsesión 2



¡Hoy es una gran noche! Por fin Fosco ha decidido crear el myspace de Nit Obscura. La verdad es que necesitaba ese contacto con el grupo, los adoro, aunque a quien idolatro es a ella… es la oscura reina de mi corazón, por ella sería capaz de cualquier cosa, de cualquier cosa, de cualquier cosa. Desgarraría mi pecho para que pudiese beber de mi corazón toda la sangre de mi cuerpo, a ritmo de Cuando soy mi propio enemigo.

Mi alma sombría rebosa de alegría, un sentimiento un tanto extraño que no suelo experimentar. Su mispace es una ventana hacia el abismo de la locura más sugerente que haya podido experimentar hasta ahora… sólo comparable a las pastillas del Amor. 

Ahora ya puedo leer las noticias que van sucediendo a Nit Obscura…

dimarts, 3 de juny de 2014

Obsesión 1

Los reencuentros con una misma siempre son sorprendentes.

Indagando por mi ordenador, he descubierto viejas narraciones que tenía olvidadas en carpetas ya no consultadas desde hacía mucho. Tras leer una de tantas, me he soprendido -gratamente, algo extraño en mí por mi alto nivel de exigencia, pues nada es suficientemente bueno cuando está escrito por mí- redescubriendo una oscura historia con la que tanto disfruté escribiendo hace ya mucho tiempo. 

Me ha hecho recordar ese tiempo lejano cuando mi alma era un poquito más gótica que ahora, cuando el velo entre la realidad y la fantasía era bastante más fino que ahora, cuando era tan fácil soñar, inventar, vivir mil vidas diferentes a ésta de ahora. Ah, qué tiempos aquellos haciendo rodar los dados para el Witchcraft...

Aunque inconclusa, iré subiendo de tanto en tanto los capítulos, a ver si así me animo a concluirla. A falta de originalidad, la titulo simplemente Obsesión, pues es el tema que mejor la define.


Hoy otra vez he recorrido  todo el cajón de la letra “N” de los CDs de Grito Music Megastore, y no hay nada nuevo de ellos. Es desesperante, más de un año y no han sacado nada nuevo... 

Hace tiempo que no hay ningún artículo en la revista “Sonidos de Ultratumba” que hable de ellos, es como si se los hubiesen llevado los demonios... 

Por suerte, me queda el foro de Metaldeath para comentar. Hay mucha gente que está igual que yo, a la expectativa, aunque nadie sabe con certeza qué es lo que ha podido ocurrir. Nit Obscura es un buen grupo; ¿qué digo? ¡el mejor grupo del panorama español! Sonidos oscuros, letras evocadoras y siniestras, guitarras contundentes, y su voz… su voz maravillosa, atávica, sensual, preciosa, irascible, mortal. Oh, amo su voz, recogería cada notita que sale de su garganta como si fuera un chorrito de sangre y me la bebería, es una voz que acuna mi alma y me la desgarra cuando acaba la canción que me transmite. Sé que ella me ama, porque todas las canciones me las canta a mí, aunque aún no se ha dado cuenta. 

Muchos foreros no entienden el amor que le tengo a Nit Obscura. Es verdad que algunas de sus canciones son el catalán -eso es un atraso en el mundo metal- y muchos se pierden sus grandes mensajes por culpa de ese idioma minoritario. Por suerte mi mente ha superado esa barrera y he conseguido traducir las letras. Al menos en su segundo disco ya incluyeron canciones en castellano, y la verdad es que el mensaje llega mucho más claro. 

Adoro la canción Último viaje en Orion, en realidad es la canción que me enamoró por su desgarrado mensaje. Qué hermoso viaje, ir hasta Orión para acabar estallando como una estrella…

diumenge, 1 de juny de 2014

Ludere, non laedere

"Jugar, no herir"... al menos eso espero con mi primer intento en este curioso ejercicio de Oulipo. No me gustaría herir ninguna sensibilidad artística hasta el punto de dañar la inteligencia de nadie.

Apenas hace unos días descubrí esta fantástica corriente literaria y matemática que se dedica simple y llanamente a jugar con las palabras (gracias, Lluís Pastor, por tu estupendo libro Escritura sexy). Me pareció trementamente divertido que respetadísimos escritores como Calvino y Perec formasen parte de esta corriente y que algunas de sus obras se basaran en los principios de este juego.

Me encanta jugar con las palabras (¿se nota? me encanta tirar dados para las Musas a la carta o buscar al azar unas cuantas palabras de un diccionario como base para una narración), así que comencé a indagar sobre algunos ejercicios de Oulipo que llamaran mi atención.

Además de ocurrentes, representan una buena manera de calentar la inspiración, como cuando se hacen estiramientos antes de iniciar una sesión de footing.

Los más curiosos que he encontrado (y que también mencionan en el libro) son estos:

- Anagrama: a partir de una palabra, más bien larga, crear otras. Este ejercicio me recordó a las pruebas de Letras del concurso televisivo Cifras y Letras. Por ejemplo, "distraerse": traer, distar, arre, sidra, ristra, diestra, tres, sed, reír...

- Liponimia: prescindir de una vocal y escribir un texto con cualquier palabra que NO contenga la vocal prohibida.

- Bola de nieve: escribir una frase entre diez y quince palabras. La primera palabra será de una letra, la segunda palabra de dos letras, la tercera, de tres... y así hasta la décima, que tendrá diez.

- Acordeón: Parecido a la Bola de nieve, pero en vez de palabras, frases. La primera frase consistirá en una palabra, la segunda frase, dos palabras, la tercera, tres palabras... así hasta conseguir una frase de quince palabras. Después, reducimos a catorde palabras, trece palabras... hasta acabar la historia, que concluirá con la lapidaria frase final de una sola palabra (que bien podría ser "FIN").


¡Me ha faltado tiempo para ponerme manos a la obra! Decidí enfrentarme al Acordeón, y tras un breve pero intenso trabajo (qué mala es la falta de tiempo), éste es el resultado:

 La rana, ilustración para mi cuento por Jan Delvent.


Observo. 

Él croa:

-          Tengo mucha hambre… 

Le guío, ¿me sigue? 

Me convierto en su cómplice 

cuando me guiña un ojito multicolor. 

Le tiendo la caja de bombones borrachos 

que mamá guarda en lo alto del armario. 

Él palmotea y me río bajito en la penumbra, 

imaginando el intenso sabor del chocolate prohibido para los niños. 

Sus dedos largos son lagartijas oscuras que arramblan con medio surtido 

que se mete de golpe en su enorme boca de sapo ojeroso. 

Lo imito y escupo el amargo bombón que me arde en la boca. 

Vuelvo a reír, las babas manchan mi camisón. Su lengua atrapa los restos pastosos.

-          ¡Caca! – le susurro divertida imitando a mamá mientras arrugo la nariz y saco la lengua. 

Don Sapo me mira, aún hambriento, y recuerdo que soy el bombón de papá.

-          Jamón – señalo el hueso pelado que tanto gusta a los mayores y salta; 

su lengua lo apresa y lo engulle deprisa, me mira pidiéndome más. 

Avanza hacia mí, su sombra me atrapa, añoro mi cálida cama. 

Acerco una silla hasta la nevera, quizá aún quede pastel. 

Un bote chivato estalla en el suelo… ¡qué susto! 

Don Sapo se aleja rápido de mi espalda 

y desaparece de pronto al escuchar voces.

-          ¿Qué haces, bombón? – pregunta enfadado papá  

al ver mi camisón manchado.

-          Mi  amigo quería comer. 

Suspira, me cambia,

me acuesta… 

Duermo.

  
Hay que arreglarlo, trabajarlo más. Me gustaría dotarlo de ritmo interno, a veces lo he conseguido, pero es un trabajo algo hosco, necesita mucha más dedicación. Aún así, es un juego divertido: voy contando palabras, a veces los conceptos de poesía se mezclan y cuento los diptogos e hiatos inútilmente, o me salen algunas rimas sueltas que me gustan pero desentonan con la idea de cuento. 

Para ser un primer contacto, estoy contenta. Muy posiblemente el Oulipo y yo nos llevaremos bien. 

09/11/2014

Por cierto, muchas gracias a Jan Delvent por su magnífica ilustración, creada especialmente para mi cuento. ¡Ha sido un regalo muy especial para mi!